domingo, 27 de diciembre de 2015

Relato: Pero aquí seguimos: Una Historia Mas

TrailersBooks: Pero aquí seguimos: Una Historia Mas



El día que José, mi marido, se puso ante mí y me dijo que había perdido su trabajo, el mundo se me cayó encima. Realmente, no teníamos ni idea de que aquello pudiera ocurrir. De un día para otro, sin comentárselo a nadie, el propietario la vendió y antes hizo muchos despidos que había pactado con los nuevos compradores. Y en esos despidos estaba el de José.

Nos habíamos comprado una casa adosada hacia muy poco. Íbamos muy apurados con la hipoteca y lo pasábamos realmente mal para llegar a final de mes. Mi sueldo era inferior al suyo y yo no podía hacer nada para aportar más dinero a casa. Por otra parte, la indemnización que le dieron era realmente ridícula, después de haber dado tanto por aquella empresa.

Estuvimos pensando durante mucho tiempo que hacer y una de las alternativas era vender la casa. Pero el problema es que nos daban menos de lo que habíamos pagado y, encima, con los intereses de la hipoteca seguíamos debiendo mucho dinero al banco. José, además, estaba muy deprimido. Sentía que había fracasado y se echaba el mismo la culpa de todo lo que estaba sucediendo. Teníamos que hacer algo, pero no sabíamos el que. Entonces hable con una amiga que me dio una idea. Esta amiga me explico que ellos tampoco podían permitirse el alquiler y que lo que había hecho era alquilar una habitación a extranjeros que venían a estudiar español.

Después de deprimirnos un poco, intentamos verle la parte positiva a la cosa. Conoceríamos a alguien nuevo, compartiríamos experiencias. Así que recibimos a Jasón con el mejor de los ánimos. Tenía 24 años y su nivel de español estaba bastante bien, venia de Miami. Se le veía muy sensible y era muy educado, por lo que enseguida hicimos buenas migas. Un día Jasón nos dijo que quería echarnos una mano y que se le había ocurrido una idea. Él sabía que su padre quería abrirse al mercado Español y que estaba buscando alguien en quien pudiera confiar y que hablara correctamente el español para poder hacerlo. El curriculum de José encajaba muy bien en la empresa del padre de Jasón.

Era una locura, ciertamente, pero a veces las locuras son la única solución. Nunca se nos habría pasado por la cabeza mudarnos fuera de España, por lo que lo primero que le dijimos fue que lo teníamos que pensar, pero que le agradecíamos muchísimo que se hubiera preocupado por encontrar una solución a nuestros problemas. Jasón nos animaba y  finalmente hablamos con su padre. Durante ese tiempo, cada vez lo tuvimos más claro.

A partir de aquel momento, llegaron días de muchos nervios, pero también de mucha ilusión. Empezamos a hacer los preparativos para nuestra gran aventura. Fueron tristes las despedidas y, cuando llegamos a Miami, nos entró algún que otro momento de pánico, de pensar si habíamos hecho bien o no.

Pero aquí seguimos…. 

#Celivir78

4 comentarios:

  1. Triste historia. Triste realidad. De muchos que tuvieron que irse por necesidad. Gracias

    ResponderEliminar
  2. aIX.... me quedé a medias....¿cómo sigue???

    ResponderEliminar
  3. aIX.... me quedé a medias....¿cómo sigue???

    ResponderEliminar
  4. Gracias por vuestros comentarios. Como sigue?, así, los protagonistas se quedan en Miami. Ahora que si queréis segundas partes lo hago jijiji

    ResponderEliminar