jueves, 24 de noviembre de 2016

MicroRelato: Virginiarobt

A través del cristal que siempre observaba a mi hijo en su escuela diaria, mis lágrimas caían por mis mejillas, al ver por primera vez en siete años a mi hijo sonreír a carcajadas, mientras el robot que acababan de presentarle con el nombre Virginiarobt se movía sin parar de bailar ante él.

Observe como el robot ofrecía sus manos frías y él encantado las cogía como si lo hubiera hecho toda la vida. Sentí celos y agonía, porque yo cada día de su vida lo había intentado y nunca me lo había permitido.


Mi hijo es autista de nacimiento y lucho cada día por que todo salga bien, pero nunca he logrado lo que ella hacía en estos momentos delante de mí.

¿Por qué ella si lo conseguía?, ¿Qué tenía que ofrecerle si no manos frías, cables y engranajes?.


En ese momento me di cuenta de una cosa, hoy todo había cambiado para mí, hoy era un nuevo comienzo para mi familia, tenía que aprender de ella todo lo que podía. Por qué Virginiarobt fue la que descubrió el gran secreto y lo único importante a partir de ahora, es la felicidad y la recuperación que veo en mi hijo cada día.

FIN

Mis Redes Sociales:
celivir.blogspot.com.es 
celivir.wordpress.com
@Celivir78  
youtube.com/c/Celivir78
google.com/+Celivir78
#Celivir78
facebook.com/Celivir78

No hay comentarios:

Publicar un comentario