miércoles, 16 de mayo de 2018

MicroRelato: Digan lo que Digan ya nada me importa



Mi decisión la tome hace muchos años atrás, sabía que al final me pasaría factura pero dentro de todo también estaba a la expectativa de que algo nuevo sucediera y así poder evitar el viaje de mi ida al otro lado.

El acuerdo era el siguiente: yo triunfaría como cantante pero al final del camino debía pagarlo con mi cuerpo, tiempo, alma. 

¡Vamos….!, que debía saber que mi muerte llegaría a los 50 años de edad.

Saber cuándo debía morir era algo que no me quitaba el sueño, estaba decidida a obtener la gloria con mi música porque lo había intentado mucho y no había forma de obtener nada por las buenas luchando como lo hacía cada día.

Acepte el trato de aquel hombre y triunfe como el me había dicho, la gente adoraba mi música, me asediaban por las calles, disfrutaba con la admiración de cada ser humano del planeta tierra.

Los años pasaron y el tiempo no se detuvo pero cuando más se acercaba el momento yo más pensaba como no morir por que deseaba seguir viva. Mi plan fue enamorarle hasta que perdiera la cabeza por mí y así evitar mi viaje al más allá.

Estuvimos juntos por 20 años disfrutando de todo lo obtenido con mi trabajo y su trabajo que mejor no mencionarlo porque podrían….eso es otra historia.

La vida de ricos que llevábamos era descomunal, el dinero en mi casa iba y venía como si nada y la gente respetaba a mi pareja. Las fiestas siempre eran a lo grande y en nuestra casa pernoctaban los más grandes personajes del mundo.

Llego el día de mi 50 cumpleaños, creía que estaba resuelta mi deuda después de todo lo que habíamos pasado juntos pero no era así, nada más abrir mis ojos un arma estaba apoyada en mi frente.

— Lo siento amor, un trato es un trato y tu viaje acaba aquí

— Después de todo lo vivido, ¿así es como va acabar todo?

— Debo hacerlo, se ha cumplido el acuerdo

— ¿Y no hay nada que pueda evitarlo?

— Ni el destino podría hacerlo

— ¿El destino de quién?, ¿el tuyo o el mío?

— ¿Perdón?

El sonido de una bala que salió de la pistola que tenía bajo las sabanas retumbo en medio de nuestra habitación. El cayo hacia atrás quedándose tumbado en el suelo mientras de su boca salía sangre.

— Vendrá por ti—. Logre escuchar entre susurros —. — Y no será tan compasivo como yo

Me intrigaron esas palabras y acercándome a él le pregunte.

— ¿Quién vendrá?

— El ángel del destino

— ¿para qué?

— Necesita un alma nueva, clara y limpia

— En estos 50 años la he corrompido tanto que no podrá hacerse con ella, seguiré viva eternamente aunque el otro lado no quiera.

FIN

Mis Redes Sociales:


www.celivircardenas.xyz
celivir.blogspot.com.es 
celivir.wordpress.com
@Celivir78  
youtube.com/c/Celivir78
google.com/+Celivir78
#Celivir78
#CelivirCardenas
facebook.com/Celivir78

No hay comentarios:

Publicar un comentario