lunes, 15 de marzo de 2021




FICHA TÉCNICA      

Título: Extraños en un tren                   

Autora: Patricia Highsmith

Editorial: ANAGRAMA

Páginas: 360

Sinopsis: La intriga de esta novela está basada en la idea de un crimen sin móviles, un crimen perfecto: dos desconocidos acuerdan asesinar cada uno al enemigo del otro, forjando así una coartada indestructible.

Bruno viaja en el mismo tren que Guy. Empiezan a conversar y Bruno, demoníacamente, fuerza a Guy a desvelar su punto débil, la única grieta en su ordenada existencia: Guy quisiera librarse de su mujer, que le traicionó y que puede obstaculizar su prometedor futuro. Bruno le propone un pacto: él matará a la mujer y Guy, a su vez, al padre de Bruno, a quien este odia.

Guy rechaza el plan, pero no así Bruno, quien, una vez cumplida su parte, reclama al horrorizado Guy que cumpla con la suya.

Adaptada al cine por Alfred Hitchcock, Extraños en un tren lleva a cabo una indagación escalofriante en la perturbada mente de Bruno, pero lo que más le interesa a Patricia Highsmith es la relación entre este y Guy.

Y es ahí donde la novela prefigura la obsesión de su obra futura: ¿hasta qué punto no está la insania de Bruno agazapada también en Guy? ¿Cuán cercana es la amenaza de la irracionalidad en todos nosotros?

 

MI OPINIÓN

Este libro apareció en una caja abandonada en un edificio abandonado. Parece como si fuera el guion malo de una película, pero fue así como llego a mis manos. Una tarde, un amigo mío aficionado a hacer fotografías a lugares abandonados me pidió que le acompañara. En mi casa no conseguía escribir ni una sola línea sobre mi trabajo, así que pensé… ¡Qué demonios a lo mejor consigo una idea!

Y me fui con él. Llegamos a un edificio abandonado enorme, y mientras mi amigo fotografiaba todo lo que le interesaba. Yo solo observaba y andaba. Subí al primer piso y en un cuarto lleno de polvo y con muebles viejos, polvorientos y rotos. Encontré una caja donde al abrirla vi que había algunos libros, entre ellos el de la autora Patricia Highsmith. «Extraños en un tren»

Hace una semana volví a releerlo y por supuesto aquí estoy haciendo una breve reseña del libro de esta autora.

Libro inquietante y angustioso. Requiere esfuerzo por parte del lector porque no es de fácil lectura, pero merece mucho la pena. En la época se trató de un planteamiento verdaderamente original. Como reconoce la propia Highsmith, el principal atractivo es la relación que mantienen los protagonistas. Describe con deliberante frialdad, un mal que es todavía imposible de erradicar en nuestra sociedad: el crimen.

Como la mente humana se puede perturbar y obsesionar por los motivos menos insospechados, llevándonos a cometer unos hechos tan deleznables y repugnantes.

¿Se pueden «corromper» los principios de una persona hasta convertirla en un asesino sin escrúpulos? ¿Qué es lo que rige la sociedad?, ¿las leyes o las personas? Y si las personas dictan las leyes, ¿por qué una persona no tiene derecho a acabar con la vida de otra persona?

Las leyes son la voluntad colectiva de la sociedad, pero si la sociedad no tiene derecho a terminar con las vidas de otras personas, entonces la ley tampoco la tiene. Son cuestiones que podríamos hacernos al terminar este tipo de novela. No sé si la autora quiso conseguir eso a la hora de escribirla pero… tal vez sí… o no.

De todos modos su argumento es atrayente y además está bien escrito, una de las mejores novela del género literario negro. Con cada línea de la novela, hace que vengan a mí, recuerdos de la película de Hitchcock (aunque siempre preferiré el libro). Excelente novela negra con espléndido comienzo y algo más descafeinado en los últimos compases.

Y ahora un poco sobre la autora.

Que os puedo contar sobre ella. Brevemente deciros que sus padres se llamaban Jay Bernard Plangman y Mary Coates, se divorciaron antes de que ella naciera. Por eso, no conoció a su padre hasta cumplir los doce años. Durante los primeros años de su vida, fue educada por su abuela materna, Willi Mae, en Texas.

En 1924 su madre contrajo matrimonio con Stanley Highsmith, del que Patricia tomó el apellido. En 1927 se marchó a vivir a Nueva York. Patricia mantuvo siempre una relación complicada con ellos. Highsmith nunca superó esta relación de amor y odio con su madre. Tanto así que le inspiró para escribir "The Terrapin," en el que un joven apuñala a su madre.

Fue una lectora voraz. Le interesaban temas relacionados con la culpa, la mentira y el crimen. Tuvo una temprana vocación por la escritura y en 1935, escribió su primer relato, que no se ha conservado.

Empezó a escribir gruesos volúmenes desde los 16 años hasta su muerte con ideas sobre relatos y novelas, así como diarios. Todo este material se conserva en los Archivos Literarios Suizos.

Se graduó en 1942 en el Barnard College, donde estudió literatura inglesa, latín y griego. Comenzó en la editorial Ned Pines escribiendo dos historias de cómics al día por 55 dólares a la semana para más tarde pasar a una etapa como autora independiente.

En 1943 empezó a trabajar para la editorial Fawcett haciendo sinopsis de cómics y en esa época descubre su homosexualidad, tema que tratará más adelante cuando en 1952 aparezca bajo el pseudónimo de Claire Morgan su novela El precio de la sal. Trata de la problemática historia de amor entre dos mujeres, con un final feliz insólito para la época. Treinta y tantos años después la reimprimió con el título de Carol y descubriendo que era ella la verdadera autora, revelando en su epílogo las comprensibles razones del anonimato inicial. Finalizaba con estas palabras: «Me alegra pensar que este libro le dio a miles de personas solitarias y asustadas algo en que apoyarse».

En 1950 publica su primera novela, Extraños en un tren, por la que saltó a la fama un año después con la adaptación al cine de Alfred Hitchcock.

Escribió más de 30 libros entre novelas, ocho colecciones de cuentos, ensayos y otros textos, y dejó numeroso material inédito.

 

Recomendación al 100%

Si queréis comprarlo y disfrutarlo en papel, hay muchos lugares pero os pongo la dirección de #casadellibro:

https://www.casadellibro.com/libro-extranos-en-un-tren/9788433920157/205505

Conoce más a la autora desde algunos puntos más:

https://es.wikipedia.org/wiki/Patricia_Highsmith

 






Mis Redes Sociales:

@Celivir78

#Celivir78

#CelivirCardenas

#FanReals

www.celivircardenas.xyz

www.youtube.com/c/Celivir78

google.com/+Celivir78

http://celivir.blogspot.com.es

www.facebook.com/Celivir78

celivir.wordpress.com

www.instagram.com/celivir78

Gracias por leerme, eso hace que mis escritos sean más interesantes...


lunes, 26 de octubre de 2020

Reseña Literaria: Lo que el viento se llevó



FICHA TÉCNICA      

Título: Lo que el viento se llevó             

Autora: Margaret Mitchell

Editorial: B DE BOLSILLO (EDICIONES B)

Páginas: 992

Sinopsis: Georgia (EE. UU.), 1861. Scarlett O`Hara es una bella joven caprichosa y pasional que vive en Tara, una gran mansión de Georgia, con todos los lujos a su alcance y servida por esclavos. Está enamorada de Ashley Wilkes, el único hombre que no puede conseguir por estar comprometido en matrimonio con su prima, Melanie Hamilton, la persona más tierna y cariñosa del mundo. Rhett Butler, sin embargo está enamorado de Scarlett, pero esta prefiere vengarse de Melanie casándose con su hermano Charles.  

Mientras tanto, la Guerra de Secesión está a punto de estallar y los jóvenes sureños muestran su entusiasmo por entrar en combate. Rhett Butler no tiene ningún interés en esa guerra, solo el de su propio beneficio, ya que es consciente de las carencias del ejército confederado y de eso se aprovechara para hacerse rico.

Cuando la guerra cese, Scarlett habrá enviudado, vivirá en la miseria, y Batler intentará de nuevo seducirla durante una fiesta en los «Doce Robles», la finca de Ashley, y se empeñará en conquistar su amor, pese a que Scarlett seguirá obsesionada con Ashley a lo largo de los años y de varios matrimonios de conveniencia.


MI OPINIÓN

Un libro clásico que leí en mi infancia. Mi padre me lo ofreció una tarde de invierno que no estaba bien y me encontraba en cama. No pude parar de leerlo. Realmente me gustó mucho y la valentía de su protagonista me fascino bastante. Era de esas mujeres empoderadas de la época que luchaba por mantener sus raíces intactas, su vida díscola dentro de lo que marcaba los parámetros de aquella época.

Que decir de su autora.

Margaret Mitchell nació en Atlanta en 1900 en el seno de una familia culta. De sus padres heredó la afición por la lectura y derivó en amor por la escritura.

En 1926 tuvo un accidente en un pie, que la mantuvo en cama, y ahí fue cuando empezó a escribir «Lo que el viento se llevó» documentándose con los libros que su marido le traía de la biblioteca. Iba escribiendo historias inconexas, creando los diversos personajes de la novela. Tardó diez años en escribir una novela histórica que haría cambiar la mente de muchas personas en el mundo.

Influenciada por lo que había oído contar a sus antepasados sureños. Ellos le contaron una versión edulcorada de la vida anterior a la Guerra, donde los esclavos eran felices en las plantaciones viendo como sus amos llevaban una vida de lujo. Por esa cuestión, ella escribe como si todo fuera de color de rosa al inicio de su novela. Toda la vivencia era idílica en el condado de Georgia antes de la guerra, donde todo era felicidad y armonía.

El éxito de esta novela consistió en fusionar historia y sentimientos con extraordinaria maestría. Se publicó en 1936, y se convirtió de inmediato en todo un fenómeno superventas. Se tradujo a 30 idiomas, incluido braille. En 1937 ganó el premio «Pulitzer» de novela, y en 1939 se estrenó la película que daría a conocer la novela a todos los rincones del mundo.

«Lo que el viento se llevó» novela dramática con más de 80 años de antigüedad, nos hace una instantánea idílica de la vida de la población sureña, nos cuenta los estragos y los acontecimientos de la Guerra de Secesión, y el amor erróneo de una mujer por el hombre equivocado.

Está redactada en un lenguaje sencillo, descriptivo, fácil de leer y que apetece a seguir leyendo. De ahí su valor que ha perdurado a lo largo del  tiempo. Su manera de describir las casas, el modo de vida de los sureños, de sus fiestas, hasta las miserias de la guerra. Atrapa al lector, se zambulle entre sus mil páginas y apenas es capaz de abandonar la novela para descansar sus ojos.

En la actualidad considero que están maltratando esta gran obra. La acusan de «racista» No dejemos de pensar en que época fue escrita y por quien. Una magnífica obra, que ha cautivado a generaciones de lectores, y que seguirá haciéndolo en las generaciones venideras si no acaban con ella en una gran hoguera para hacer desaparecer un trozo de la historia de la humanidad. Esperemos que no lo consigan y que el viento se la lleve a un lugar escondido para no perder esta gran obra de arte realizada en «letras»


Recomendación al 100%

Si queréis comprarlo y disfrutarlo en papel, hay muchos lugares pero os pongo la dirección de #casadellibro:

https://www.casadellibro.com/libro-lo-que-el-viento-se-llevo/9788496778450/1133675

Conoce más a la autora desde algunos puntos más:

https://es.wikipedia.org/wiki/Margaret_Mitchell

 





Mis Redes Sociales:

@Celivir78

#Celivir78

#CelivirCardenas

#FanReals

www.celivircardenas.xyz

www.youtube.com/c/Celivir78

google.com/+Celivir78

http://celivir.blogspot.com.es

www.facebook.com/Celivir78

celivir.wordpress.com

www.instagram.com/celivir78

Gracias por leerme, eso hace que mis escritos sean más interesantes...

domingo, 13 de septiembre de 2020

Relato: Mi último año





MI ÚLTIMO AÑO

Observo mi imagen en el espejo de cuerpo completo que me regalo hace unos cuantos años mi hijo el mayor. Esa fue la última vez que le vi. Pasamos la tarde juntos, era verano y paseando a la orilla de la playa me dijo que su esposa no quería volver a verme, y por supuesto que no le dejaba a él poder venir a verme. No los culpo a ninguno, es decisión de ellos. Pero me entristeció ver como mi propio hijo elegía. Algunas veces mis amigas me preguntan por qué mi familia me ha abandonado. No les tengo respuesta. No fui una madre despreocupada al contrario. Siempre procuré darle todo lo que tenía. Con mi marido tuve cuatro hermosos hijos. Dos chicas y dos chicos. Todos ellos recibieron una educación adecuada dentro de lo que ellos fueron eligiendo. A los dieciséis el que quiso tuvo su moto, a los dieciocho su carnet de conducir, y de regalo el coche. Les dejamos estudiar lo que quisieron y…



«¿Tal vez fue por eso que te han abandonado?»

Recordé esa pregunta que tanto me repetía mi amiga María. ¿Cuál podía ser la respuesta? Tal vez… fue… ¿por dárselo todo? Ni idea… Sople las velas que tenía el pastel que llevaba en mis manos en esos momentos. Suspire y sonreí en la soledad de donde residía. Y mirando de nuevo mi imagen en el espejo.

«Feliz ochenta cumpleaños Candelaria»

La vejez de mis años hace que a día de hoy, en ese dormitorio que me encuentro, pueda revisar y ver como mi vida cabe en una caja de zapatos. Un breve pensamiento, me hace preguntarme si, ¿a todo esto se reduce una vida?, ¿a una caja de zapatos?. La mía, sí. Seguramente habrá muchas otras personas que tengan y dejen más a los suyos, yo, solo dejaré a la residencia donde me encuentro una caja de zapatos.


Cojo la primera fotografía que me encuentro, estoy disfrutando de unas vacaciones en la playa de Cádiz, la fotografía me la hizo un ciudadano de esa ciudad porque en ese viaje iba sola. Jamás pensé lo que vendría después de esa fotografía. Solté una leve sonrisa recordando que pase unos días maravillosos con él. Nunca más volví a verle después de esos días pero de lo que si estoy segura es de que no me arrepiento de todo lo que viví con Sebastián. Él me hizo ser una mujer feliz y sentir emociones que nunca pensé vivir.

Italiano de nacimiento con padres Españoles, se había criado entre Roma y Cádiz. Conocía a la perfección ambos idiomas y alguno que otro más. Por su trabajo, se dedicaba a la exportación de vinos, viajaba de un país a otro. Era atractivo y cuando me devolvió la cámara me invito a tomar un café. No era mujer de ir tan rápido pero… ¿por qué no hacerlo por una vez en la vida? Y ni sé cómo paso que del café pasamos a comer y después a irnos a un lugar a bailar y de ahí a un hotel. Al día siguiente lo volvimos a pasar estupendamente y así hasta que pasados unos días al despertar él ya no estaba, me dejo una nota maravillosa y así acabo mis maravillosas vacaciones en Cádiz.

Avance rápido varias fotografías y algún objeto más de mis viajes en mi juventud. Visite Santander, Barcelona, Madrid, Sevilla y muchas ciudades importantes Españolas y sus variopintos pueblos. Tuve la gran suerte de conocer todo mi país y parte del extranjero también, viviendo mil y una historias en cada lugar que iba. Tuve suerte y me fui encontrando y dejando grandes amigos en mis desplazamientos.

Recordé un nuevo pasaje en mi vida, al ver la postal que años atrás me había enviado mi amigo Mexicano Fabián. En ella me decía unas simples palabras:

«Recordándote a pesar de los años y sintiendo gran tristeza porque no volviste a vernos»


Gire la postal y era un gran cactus con ese paisaje hermoso del desierto de sonora. Él sabía que me gustaría porque siempre que podía me hacía una foto junto a ellos. Fue una de las cosas que más me impresiono de ese hermoso país.
Sonreí una vez más porque en ese país tuve más vivencias de lo debido. Allí llegue con la intención de quedarme unos quince días de vacaciones pero esos días se trasformaron en un mes y así sucesivamente hasta que dure diez años de mi vida. Si, sobre ese tiempo tengo mucho que contar, mucho que recordar, muchas anécdotas. Sobre todo porque tuve según se mire la gran fortuna o desgraciada de toparme con una de las familias más influyentes de ese país. Dedicada a una vida de contrabando y muchas cosas más que mejor las dejaremos en mi mente, supongo que eso ya es otra historia que ahora no pretendía recordar y mucho menos por que…

Un ruido a lo lejos me saco de mis pensamientos. Fui hacia la puerta de mi habitación llamaban con insistencia. Adelante un par de pasos corriendo y antes de abrir una mano se posó sobre la mía y detuvo mi acción de abrir la puerta. A mi lado una bella joven, con ojos claros y cabello moreno me decía.

—¡No la abras…! Acabarás arrepintiéndote.

—¿Y tú quién eres?

—Alguien que quiere ayudarte.

—¿Pero cómo has entrado aquí?

—Eso no es importante. Lo importante es…

—¿Qué?

—Si quieres abrir e irte al otro lado de esa puerta.

La voz de mi hijo se hizo escuchar.

—¡Mama…! He vuelto… ¿me abres para que pueda entrar?

—Es mi hijo —le informé a la mujer joven que sujetaba mi mano impidiéndome abrir—. Debo…

—Elegir Candelaria. ¿O te quedas a mi lado o te vas?

Ella soltó una bella sonrisa cálida, tierna. Su mirada era algo inusual y ver como salían un par de alas me hizo entender por fin que ella era mi ángel guardián.

—¡Lo siento hijo! Es demasiado tarde.

Le dije mientras acariciaba la puerta como si  volviera a mi ayer, cuando podía acariciar la cara de mis hijos y le daba un beso antes de que se durmieran.

FIN





Mis Redes Sociales:


@Celivir78
#Celivir78
#CelivirCardenas
#FanReals
www.celivircardenas.xyz
www.youtube.com/c/Celivir78
google.com/+Celivir78
http://celivir.blogspot.com.es
www.facebook.com/Celivir78
celivir.wordpress.com

lunes, 31 de agosto de 2020

#MicroRelato: Te vi a través de mis ojos




TE VI A TRAVÉS DE MIS OJOS

Una escena observada de las que para mí hace época. Incluso por lo general me dedico a ponerme mis auriculares al subir al autobús y solo escucho música, no deseo que nadie perturbe mi energía. Pero ver a una conductora hacer su acción me hizo quitar el sonido que entraba por mis oídos para escuchar la voz y la conversación de ella hacia una madre y su hijo.

Llegamos a la parada que esta frente al hospital del mar. Yo me monté al inicio del recorrido. La conductora abre la puerta para que el pasaje comience a entrar. La verdad que esa parada en según qué horario está bastante concurrida. La gente ya entraba murmurando comentarios sobre el niño y su madre.

La verdad no era nada agradables.

Casi todos se fueron a los asientos del final del autobús. Entraron los últimos y el niño desconsolado lloraba preguntándole a su madre porque la gente se alejaba de él con desprecio. Por qué recibía esas miradas como alfileres clavándose en sus emociones y sentimientos. No le gustaba nada. El chiquillo de unos diez años, con ojos muy rojizos, cara bastante demacrada.

Para que engañarnos, no tenía buena pinta.

La conductora sonríe y le pregunta.

—¿Qué te pasa guapo?

Él no contesta se queda en silencio, su madre respondió.

—Está triste. Venimos del hospital. Le acaban de hacer una quimioterapia y está un poco malito pero no pasa nada, todo estará bien al llegar a casa. Se le pasará pronto ¿verdad cariño?

La conductora comenzó a darle palabras de aliento y consuelo.

—Seguro que sí y ya verás cómo…

Fue interrumpida.

—He escuchado palabras feas sobre mí mientras esperábamos el autobús. He oído que solo una madre se atrevería a tocar y a abrazar a alguien tan enfermo por el coronavirus. Y no tengo eso… ¿verdad mama?

—No cariño.

Y ahí observé que la conductora puso el freno de mano. Echó el asiento hacia atrás, se levantó y salió de su habitáculo. Cogió las manos del niño y sonriéndole toco sus brazos y lo abrazo con permiso de él y de su madre.

—¿Ves como no pasa nada? —le decía sin dejar de sonreírle—. Si los demás no quieren estar cerca de ti… pues peor para ellos.

El chiquillo sonrió de nuevo, su madre dio las gracias por su gesto y la conductora se puso de nuevo en su lugar continuando su trabajo. Yo seguía observando toda la escena. Los vi sentarse juntos.

Una experiencia más, de cómo la humanidad poco a poco la vamos perdiendo. De cómo una trabajadora intenta que las cosas no vayan a más. No perdamos nuestras emociones. No caigamos en los errores del pasado. De la histeria colectiva. El miedo nos convierte en seres irracionales. Luchemos contra lo desconocido pero con buenos sentimientos. Hagamos de este mundo, un mundo nuevo.

Y no es defensa a los trabajadores de este sector, seguramente muchos al leer este breve relato lo pueden pensar. Pero no es así. Es una escena verídica de las que no se suelen contar nunca. Yo la viví y por eso quiero dejar el testimonio. Parece que vende más las cosas malas, el morbo de las acciones de los seres humanos malos.

Pero las buenas, también a veces son necesarias contarlas.





Mis Redes Sociales:

@Celivir78
#Celivir78
#CelivirCardenas
#FanReals
www.celivircardenas.xyz
www.youtube.com/c/Celivir78
google.com/+Celivir78
http://celivir.blogspot.com.es
www.facebook.com/Celivir78
celivir.wordpress.com